3 días de F. Javier Gutiérrez


La reciente ganadora del festival de Málaga ha llegado ya a nuestras pantallas. Se trata del debut en el largometraje del director F. Javier Gutiérrez y el resultado, aunque satisfactorio resulta agridulce.

El mundo se acaba, en sólo tres días un meteorito impactará contra la superficie del planeta destruyendo toda posibilidad de vida. En el caos que acontece un peligroso asesino escapa de prisión buscando venganza.

Desde el principio, la película destaca por su increible factura, todas las imágenes están cuidadísimas, a la altura del siempre eficiente técnicamente cine norteamericano. En ese sentido, el film de Gutiérrez resulta toda una sorpresa, no es habitual ver en este país filmes tan cuidados en su aspecto visual, de hecho, la norma es todo lo contrario. Además, tras un comienzo un tanto atropellado, la película está narrada con fuerza y brío, resultando siempre entretenida y atractiva desde un punto de vista narrativo y puramente visual. Todo esto resulta aún más sorprendente si se tiene en cuenta que no es un film con un presupuesto alto, en el que además hay que destacar unos sorprendentes efectos visuales.

En cuanto al guión, el resultado no es tan satisfactorio. De entrada, uno se pregunta durante la película que teniendo el fin del mundo como marco, por qué el film se centra en esa venganza, inútil hasta cierto punto. Además, lo contado está muy visto, hay muchísimas películas anteriores (y mejores) que narran lo mismo, más teniendo en cuenta que el fin del mundo es un recurso muy poco explotado en el film. De hecho, lo narrado no difiere demasiado de películas como El Cabo del Miedo o algunos Westerns. Además los personajes no resultan interesantes, por lo que el espectador tampoco logra empatizar con ellos.

En el plano interpretativo destacar la gran labor de Víctor Clavijo en el papel principal de héroe a su pesar, también resulta destacable la labor de Eduard Fernández, aunque éste tenga que luchar contra un personaje cuyas motivaciones no están bien escritas, haciéndolo menos aterrador para el espectador. Los niños, primos del personaje de Víctor Clavijo y objetivo del sicópata, no están tan bien dirigidos y son más irregulares.

En el plano técnico destacar como he señalado antes su impresionante factura, destacando una gran fotografía y un original montaje sonoro (si bien, puede resultar excesivo por acumulación en algunos momentos). Con respecto a la música de Antonio Meliveo (también productor de la película) sólo decir que se nota su presencia en la película para mal, siendo el elemento más flojo del conjunto.

En resumen, 3 días es un film sorprendente por su factura y siempre entretenido en su conjunto, aunque lo manido de su anécdota argumental y un exceso de efectismos consiguen que lo que empezaba como una propuesta sorprendente en nuestra cinematografía, se torne en un filme convencional durante gran parte de su desarrollo. Una pena, porque la dirección y la factura son sobresalientes.



Comentarios

Ivan aka Imazur2002 ha dicho que…
Parece interesante, y ya van muchas opiniones por esos derroteros. Le echaré un vistazo que me interesa mucho.
Saludos!!!
M.I. ha dicho que…
A mí me da una pereza criticar este tipo de cine... hasta me da pereza verlo. Bueno, también me da miedo. Haces una crítica de una película de Jon Avnet y la pones a parir, y no pasa ni media. Pero... haces una crítica destructiva de una película española y ¡¡todavía recuerdo la misiva que me envió cierto productor!!, jajajaja.
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Iván, cuando la veas ya contarás qué te ha parecido, a ver si coincidimos, jajajaja.
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
M.I. gracias por visitar mi blog!

Míralo por el lado bueno, si se han molestado en escribirte implica que te leen y que tu crítica les importa. Eso da caché :D.

Yo tengo un ejemplo contrario, hice un comentario bueno sobre el El Habitante Incierto y el compositor de la banda sonora, Marc Vaíllo me escribió para agradecérmelo.

Sobre 3 días, la pena es que es una pena que estando tan cuidada visualmente, algo extraño en el cine español, la excusa argumental sea tan cogida de pelos. Al menos, es recomendable porque es algo distinto, en apariencia por lo menos, a lo que suele ofrecer el cine español.