Juno de Jason Reitman


Tras haber visto Juno, me reafirmo en la creencia de que el cine independiente no existe. Es una etiqueta, una estrategia de marketing usada por los grandes estudios para acercarse a un tipo de público que de otro modo no iría a ver esa película. Su espectador objetivo es aquél que es reacio a ver todo aquello que él mismo califica como comercial, vamos el típico alternativo que prefiere ver un film peruano de un director cualquiera al último trabajo de Martin Scorsese, por ejemplo. A poco que supieran algo de cine se daría cuenta de que si películas como Juno o Pequeña Miss Sunshine llegan a las pantallas es porque estudios como Paramount o 20th Century Fox ven oportunidades de negocio. Y por lo tanto, de cine independiente de grandes estudios tienen muy poco. Además son películas que responden a un esquema prefefinido del que casi todas parten, a saber: sus protagonistas suelen ser familias disfuncionales que viven en los suburbios de una gran ciudad, visualmente son poco atractivas, repletas de planos funcionales y poco más (con excepciones por supuesto), su banda sonora se compone de canciones de grupos pop/rock alternativos y curiosamente, se venden como churros, etc... En definitiva, el cine independiente no existe, o al menos, no es lo que nos venden como tal.

Y ahora hablemos un poco de Juno. La película de Jason Reitman (hijo de Ivan, el director de Cazafantasmas) narra cómo una joven de 16 años, la Juno del título, interpretada por Ellen Paige, tras quedarse embarazada y un frustrado intento de aborto, decide seguir con el embarazo y entregar el niño a una joven pareja de vida acomodada.

Por un lado lo que sorprende Juno es que pese a lo alternativa que parece es profundamente conservadora en su planteamiento y resolución. La clínica abortista a la que la joven se dirige es tan cochambrosa y oscura que sólo eché en falta algunos fetos malogrados diseminados por la sala de espera. Claro, con un panorama así Juno decide seguir adelante con su embarazo. Además la pareja a la que decide entregar el niño son unas personas de ensueño aunque con desavenencias pero con un status económico desahogado para poder sacar al niño adelante sin problemas. Vamos, a partir de ahora el film debería proyectarse en todas las comunidades autónomas gobernadas por el PP junto con el vídeo en contra del aborto que muestra fetos destrozados como en algunas ya hacen(y llevan haciendo años).

Desde el punto de vista de dirección Reitman dota de un ritmo adecuado a la película, nunca aburre y siempre resulta simpática y entrañable, además consigue unas buenas interpretaciones de todo el reparto. Todo esto unido a la levedad de lo narrado y la ajustada duración de hora y media, consigue que la película pase muy rápido y resulte lo suficientemente blanca como para no ofender a nadie, razón sin duda de su gran éxito.

El guión de Diablo Cody, una ex-stripper, resulta mejor cuanto más te creas el personaje principal, un personaje tan adulto para su corta edad, que resulta como poco repelente y ciertamente increible. La autora dice que ella a los 16 años era así, aunque creo que una cosa es cómo ella se recuerda y otra cosa es cómo los demás la recuerdan. Un poco de autocrítica no le hubiera sentado nada mal. Al lado de Juno, el único personaje bien descrito y construido, el resto de caracteres están trazados a cuatro grandes rasgos, dejando cojo el conjunto. Además añade algunos toques "culto-alternativos", con las referencias al cine de Dario Argento y algunos grupos de rock de los 70, pero son tan superficiales que más parecen fruto de una búsqueda rápida en google que de un conocimiento real de la materia.

En el plano interpretativo destacar la excelente interpretación de Paige, ella sostiene toda la película, de hecho con una actriz menos dotada el conjunto no se sostendría. El resto de actores resultan muy adecuados y creíbles pero sus papeles apenas dejan espacio para su lucimiento.

Dentro del plano técnico pocas cosas a destacar, es una película pequeña y todas las facetas técnicas están enfocadas a conseguir el look alternativo, desde la fotografía realista y "descuidada", hasta su dirección artística pasando por la obligada selección de canciones de pop/rock de grupos no excesivamente conocidos.

En resumen, Juno es una película pequeña, leve, superficial, diseñada para gustar a cuanta más gente mejor, agradable. En fin, un film adecuado para paladares poco exigente dispuestos a pasar un rato agradable sin más en el cine. Todo aquél que espere algo más que un film correcto se sentirá defraudado. Por otro lado, desde ya debería pasar a formar parte del catálogo de películas de las fundaciones antiabortistas pues su mensaje ultraconservador resulta adecuadísimo.

Comentarios

Antonio Rentero ha dicho que…
Das en el clavo por completo. Cine independiente pero dependiente del estudio. El formalismo independizado. Autonomía subvencionada por el capital. Avantgarde de centro comercial.

Dicho lo cual no le quito mérito a la película, que me pareció divertida, interesante y simpática. Tremendamente conservadora, increíble como no entres al trapo de la madurísima adolescente (EXCELENTE Ellen Page, que ya en "Hard Candy" ponía los pelos de punta por partida doble, por interpretación y por truculencia de la trama).

Efectivamente los del PP deberían tomar nota y programarla. Si no fuera por el lenguaje y otros modos, tb podrían proyectarla los colegios religiosos. La pregunta es ¿la incluirían en Educación para la Ciudadanía en los colegios laicos? Ah, no, que es antiabortista.

Lo que no deja de se gracioso es que un personaje tan a priori antisistema como la guinonista Diablo Cody resulte ser tan conservadora.

Integrados con piel de apocalípticos, por remitirnos a la terminología de Eco.

Un abrazo.
Ivan aka Imazur2002 ha dicho que…
Para mi no es tan conservadora, o bueno, si se considera que parte de un tema alternativo para acabarlo de manera conservadora...pues bueno, más o menos como la vida real.
Por otra parte, si abortara, no habría película (cosa que por cierto no hace por convicciones, con lo cual no es antiaborto, sino por miedo, tomando una decisión de cobardía).
Es estupenda, muy buena, no comparto el análisis liviano. Aunque eso si, tienes razón que de independiente tiene lo que nosotros de gran industria cinematográfica.
Saludos!
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Jeje, Doce, espera que salga en DVD y la pondrán en los coles de Valencia, Madrid o Murcia, jeje.

Un abrazo!!
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Hombre, ivan a mí me parece conservadora no porque ella aborte o no, sino por el modo en que presentan la crítica abortista. Tal y como la ponen, es imposible decidirse por el aborto.

A mí, además la película me pareció increible, no me creo el personaje en ningún momento. Eso no quita de que me parezca simpática, y entretenida, pero poco más, la verdad.
Ivan aka Imazur2002 ha dicho que…
Yo con respecto al personaje no me lo creo porque...es una película, quiero decir, si nos paramos a analizar todos los personajes del cine no hay ninguno creible a nivel realista, siempre nos quejamos que el cine de adolescentes muestra a la juventud como descerebrados, y en cambio sale un filme con una chica tan inteligente (sea realista o no, me pareció adorable) y lo crucificamos, yo creo que es solo un filme, y que el personaje funciona como contrapunto irónico, no pretende ser realista.
Con respecto al tema conservador, es que hay que conocer la cultura americana, en la cual las posturas políticas no están tan marcadas como aquí, con lo cual no comparto el primer comentario que si hay que poner la película para las juventudes del PP o que Diablo Cody sorprenda con su guión por ese motivo. En absoluto, cualquier que conozca la idiosincrasia de ese país sabe que no marcan sus posturas políticas, que basculan de un lado a otro y que por supuesto que una stripper puede ser contraria al aborto como decisión personal. Tampoco hay que irse a un partidismo tan marcado, lo digo por que el comentario de asociarlo a un partido de derechas en España es gratuito y facilón.
Que conste que lo digo con respeto y sin querer crear polémica.
Saludos!
Antonio Rentero ha dicho que…
Hombre, yo lo de que pusieran la peli blablabla lo decía con coña marinera, lo malo es que al igual que por la radio, en el medio escrito la ironía no suele ser tan sencilla de plasmar.

Y no me llama la atención que una stripper sea antiabortista, sino que se rompan los moldes y los prejuicios preestablecidos, por eso digo que me resulta gracioso que muchas personas con prejuicios el día que descubran que la guionista no es una beata igual empiezan a comprender que las estructuras mentales deben ser dinámicas y no estáticas.

Yo mismo soy ejemplo de esas "contradicciones" aparentes para un espectdor externo, ya que como liberal voto al PP pq no hay otra oferta más útil a mis ideas en el ámbito económico y jurídico, pero no comulgo con todas las ruedas de molino que supondría esa opción política, dado que por ejemplo estoy a favor de la adopción por parte de los homosexuales y a que tengan igualdad de derechos con los matrimonios heterosexuales, aunque sobre este último particular, y más por cabezonería terminológica derivada de mi formación jurídica, no estoy de acuerdo con que se asimile a la fórmula de "matrimonio" tal cual.

Sería largo de exponer, y ya digo que no obedece a que no crea que deban tener EXACTAMENTE los mismos derechos (y obligaciones!!!) sino a esa experiencia comprobada a lo largo de siglos de Historia del Derecho en que cuando surgía un negocio o acto jurídico distinto si fuera tan sólo por un matiz mínimo, existía una "etiqueta" jurídica distinta.

Ejemplificación práctica: legalmente existe la distinción entre hijos matrimoniales, naturales y adoptivos. Comparten igualdad plena de derechos y obligaciones, ninguno es más ni menos que el otro, pero la "etiqueta" se aplica a los meros efectos de constatar una realidad que SÍ es diferente en los tres casos, y es la distinta procedencia biólógica o legal de cada hijo.

Sí, sé que son capulladas y además en el caso del matrimonio homosexual mi postura terminológica es minoritaria, pero es lo que pienso, y además dentro incluso de esa doctrina sigo siendo minoría excepcional, pq la mayoría de los que defienden que no se llame matrimonio a secas es pq piensan que no deberían tener los mismos derechos, y yo ya he dicho que sí estoy conforme con que puedan adoptar, entre otras cosas.

En fin, siempre rompiendo esquemas, siempre desconforme y siempre a mi bola :-)

PS: Perdón por el tocho.
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Pero es que el problema que tengo yo con lo del aborto es el modo en que está planteado. Tal y como lo plantean, la chica no tiene alternativa. Si yo tuviera como único recurso una clínica así tampoco abortaría. Me parece una trampa para pasar de puntillas sobre el tema.

No sé de dónde eres Iván, pero si hubieras visto como yo y mucha gente aquí en Valencia, el vídeo que pasaron en los institutos sobre el aborto, entenderías el porqué del comentario sobre el PP. Te aseguro que la película es un perfecto complemento a ese vídeo.
Antonio Rentero ha dicho que…
Al márgen de que tan convencida como parece al principio de cual es la solución y luego ese convencimiento se le desmorona en 5 minutos.

Supongo que estamos dando vueltas inutilmente alrededor del McGuffin de la peli ;-)
Ivan aka Imazur2002 ha dicho que…
Soy de Bcn, y la verdad, en mi vida he visto un video antiabortista, e incluso estoy a favor del aborto, y por eso es verdad que me provocó una leve sonrisa maléfica ver esa resolución que comentas, es cierto que es una "trampa" para justificar una decisión conservadora por parte de una adolescente, incluso añadiéndole la chica asiática antiaborto que nadie le hace caso y ridiculizándola, es otro método de trampear el tema. Pero no se, yo creo que la postura ideológica, aunque no la comparta, no debe ser una base para desmoronar un filme, porque entonces la valoración viene del tema personal en cuanto a creencias y opiniones más que al puro valor cinematográfico. Centauros del Desierto era racista y me encantó, por ejemplo.
Saludos!