El Orfanato


El Orfanato supone el estreno español más esperado del año. Un film del género de terror ambicioso y que se espera se convierta en el barco de salvación de la taquilla del cine patrio este año. Siguiendo la estela de Los Otros, The Haunting o Suspense! nos narra la historia de una familia que se muda a vivir al antiguo orfanato donde se crió la mujer (Belén Rueda). No pasará mucho tiempo hasta que el hijo de la pareja desaparezca de la casa.

J. A. Bayona, director que debuta con este film, consigue un film de factura impecable, con una narración elegante aunque con algún exceso no del todo justificable. Rehuyendo de escenas desagradables y de golpes de efecto sonoros consigue un film de narración clásica más cercano en espíritu a los filmes de terror clásicos que a los actuales, demasiado dependientes de las visceras. Por lo tanto es una película con un claro referente cercano en el tiempo: Los Otros de Alejando Amenábar.

El guión, escrito por Sergi Sánchez, resulta muy adecuado en la descripción de personajes y en la sucesión de acontecimientos, así como en las acertadas elipsis. Por otro lado, su mayor defecto es la excesiva proliferación de lugares comunes. La trama en conjunto recuerda a la de Poltergeist(con escena con médium calcada del film dirigido, no oficialmente, por Steven Spielberg) pero la ambientación y narración nos remiten a Los Otros o Suspense, que a su vez beben del relato Otra Vuelta de Tuerca de Henry James. Incluso encontramos detalles de películas tan distintas como The Haunting o Destino final. Por supuesto, el final remite al del film de Los Otros y por lo tanto al de El Sexto Sentido, si bien en la película de Bayona resulta menos tramposo (aunque por otro lado, el film sí tiene sus trampas que ensucian un tanto el recuerdo del film cuando se piensa en él).

En el plano interpretativo la película está a una gran altura. Destacando una formidable Belén Rueda. Ella es la película, el resto de personajes son comparsas necesarios a su lado. Sin duda, es su mejor interpretación con una amplísima gama de emociones y un peso de personaje impresionante. Para un servidor, constituye una de las mejores interpretaciones del año.

En sus apartados técnicos el film también está a un gran nivel, desde la fotografía hasta el diseño de producción pasando por el vestuario. Todos resultan adecuadísimos y ajustados. En cuanto a la música, de un compositor también debutante, poco que decir, muy ajustada a las imágenes pero poco destacable y con claras referencias a trabajos anteriores.

En resumen, El Orfanato supone un film de un nivel notable, capaz de lograr la complicidad con el público y cuya duración nunca pesa en el espectador. Su mayor defecto, sin duda, es su total y absoluta falta de originalidad que resulta frustrante teniendo el cuenta el nivel del resto de la producción.

Comentarios

Antonio Rentero ha dicho que…
Coincido contigo, como siempre ;-) en tus apreciaciones.

Bayona me parece un sorprendente debutante con un futuro muy prometedor si sigue en esta línea. Factura impecable, reminiscencias de cine clásico, trampas las justas (¿qué peli de miedo no tiene al menos un par de sustos electrizantes quizá algo forzados?) aunque con la virtud de introducir con suavidad impactos argumentales como el de la "asistenta" oculta en el cobertizo o el juego final de "un, dos, tres, toca la pared", que fluyen con naturalidad pero no por ello, especialmente el segundo, resultan menos magistrales como dignísimos herederos del suspense hitchcokiano... sabes lo que va a ocurrir, lo prevees, pero la tensión previa es lo que te mantiene atenazado a la butaca, y llegado el descubrimiento ello no significa que haya acabado el clímax.

Sí que es cierto tb que nos remite demasiado a cintas como El sexto sentido y Los Otros, en mi caso no veo tanto paralelismo con Destino Final, una de mis pelis de miedo favoritas, más que nada conceptualmente, por no recurrir a un "malo", habitual, manido y socorrido "devs ex machina" del género... es difícil esquivar a LA MUERTE, impersonal e impacable y tan segura como que hay que pagar impuestos.

Belén Rueda esta excelsa, ayudada, todo hay que decirlo, por un guión que es una perica en dulce como vehículo de lucimiento, pero no nos olvidemos del niño Simón, Roger Princep, más que correcto en su interpretación y ni abofeteable (como la casi generalidad de los niños actores) ni extrañamente perfecto, como los muy estimables Haley Joel Osement o Dakota Fanning, que caso llegas a pensar que en realidad son adultos con alguna extraña enfermedad de esas que te conservan "enrratonao", digamos un síndrome Michael J. Fox o Rob Lowe pero infantil, en vez de adolescente.

En cualquier caso creo que desde hace muuuuuchos años esta ha sido la primera peli española que no sólo he ido a ver al cine sino que incluso he ido dos veces. Algo tiene el agua cuando la bendicen ;-)

Eso sí, espero con sumo interés el próximo trabajo de Bayona... que ¡por Dios! espero que no sea una de la Guerra Civil!!!
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Hombre doce, qué sorpresa tú por aquí!

Hombre no, hará una peli de terror...Ambientada en la Guerra civil!!! :D

Yo la referencia a Destino Final, la veo sobre todo en la muerte de la "Repu" (Benigna en la película).

Por lo demás coincido contigo. Aunque si la piensas hay una trampa muy gorda en el final, tanto que es todo un mérito que no caigamos en ella cuando estamos viendo la peli.
Antonio Rentero ha dicho que…
JAJAJAJAJA

Va a hacer la segunda parte de El laberinto del Fauno? :-D

Ahora sí... ya veo pq lo dices... bueno, puestos a hilar fino... desde luego esa secuencia concitó los mayores gritos del público.

Y no caigo ahora mismo en la trampa q me dices...
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
SPOILER COMO UNA CASA (NO LEER SI NO HAS VISTO LA PELÍCULA)

Belén Rueda para bajar al sótano, ha de romper el papel pintado para abrir la puerta que hay escondida tras él. Entonces, ¿cómo ha llegado su hijo al sótano antes que ella?
Daenyel ha dicho que…
NO LEER SI NO HAS VISTO LA PELÍCULA

En la escena de "Un, dos, tres... toca la pared"... se me pusieron los pelos de punta; y es verdad... no me percaté de esa trampa... je, je... como se les ha colado.
Antonio Rentero ha dicho que…
Ahora que lo dices sí, sí caí, pero en fin... es que si no perdía todo su sentido los títulos de crédito :-D