Transformers


Antes de comenzar el análisis, una aclaración: Soy del club de enemigos de Michael Bay, aborrezco su modo de narrar las películas, multiplicando de modo innecesario los planos, y su épica tan pasada de roscas que da risa. Siempre lo he considerado un patán que ha tenido suerte en taquilla, aunque sus últimos trabajos no han sido taquillazos precisamente.

Una vez dicho esto he de decir que Transformers, su nueva película, me ha sorprendido gratamente, me ha gustado. No es una película perfecta, ni siquiera una buena película estrictamente hablando, pero sí es entretenida y 100% palomitera, como pocas películas lo han sido últimamente.

Transformers narra la llegada a la Tierra de dos grupos de robots los Decepticons y los Autobots, llegados de un lejado planeta en busca de un cubo que tiene la capacidad de crear vida. Estos robots además tienen la facultad de adoptar cualquier forma de tecnología humana como fachada exterior. Ni qué decir tiene que una vez en la Tierra comienza su batalla.

Lo primero que llama la atención del film de Bay es la luminosidad e ingenuidad del producto, muy alejada de la reciente tendencia de endurecer y oscurecer todos los films en pos de lograr el interés de un público más adulto. Transformers rompe esa tendencia resultando un film divertido de personajes íntegros para bien o para mal. Además la violencia está reducida a la mínima expresión, nunca vemos ni muertes ni sangre en pantalla, a pesar de las aparatosas y espectaculares luchas entre los robots incluso en medio de una ciudad como Los Angeles.

Por otro lado, la dirección de Bay resulta mucho más pausada de lo que es habitual en él, bueno tampoco hay que exagerar, pero al menos tenemos planos que duran incluso un par de segundos. De todos modos, a César lo que es de César, Transformes contiene probablemente dos de las mejores secuencias rodadas por Bay en toda su carrera. Una es la presentación de los Autobots y la otra una secuencia humorística que transcurre en casa de el chaval amigo de los robots. Sin embargo en las escenas de acción vuelve por sus fueros y vuelve a ser muy confuso a la hora de mostrar la acción de un modo adecuado.

El guión por otro lado es lo peor de la función. Claramente es infantil, pero se vuelve muy ridículo en el tramo central de la peli, cuando los protagonistas llegan a un hangar oculto del gobierno americano, donde pierde toda la "lógica" que había tenido hasta ese momento. Una pena porque sin ser bueno, al menos resultaba divertido durante toda la primera parte del film.

Por otro lado los actores está muy justitos, bueno todos no, Shiah Labeouf demuestra ser un buen descubrimiento, capaz de llevar el peso de la peli y resultar divertido sin ser cargante. Toda una sorpresa. John Voight y John Turturro se pasean con cara de despitados por el film, mientras que Megan Fox, la chica de la peli mejor no hablar...

En el apartado técnico la película es impecable sobresaliendo tanto los impresionantes efectos marca ILM, como el sonido o la fotografía. Lo único que desmerece el conjunto es una banda sonora, típica, tópica, que bebe directamente de Terminator o Batman Beguins y que no destaca en absoluto de cualquier producto creado por Hans Zimmer y su grupo Remote Control.

Resumiendo, los Transformers resulta una agradable sorpresa teniendo en cuenta los precedentes. Una película claramente enfocada a un público infantil pero que también pueden disfrutar los adultos. No es una buena película, ni se acerca, pero es un buen producto para ver en verano acompañado de un buen bol de palomitas.

Comentarios

Javier Callón ha dicho que…
Pues a mi me pareció horrible. Otro recuerdo de la infancia que se va a la mier... ¿Qué será lo próximo? ¿Heidi la prostituta y su abuelo proxeneta by Michael Bay?