Zodiac de David Fincher


Un trailer debería ser un resumen fiel y atractivo de escasa duración, y nunca revelador en exceso, de las bondades de una película. Cuanto mejor sea un tráiler más público potencial estará dispuesto a ver tu película, por tanto los estudios intentan que éstos sean lo más llamativos que puedan ser, destacando siempre aquellos factores que puedan favorecer unos resultados en taquilla mayores. Hay filmes que no necesitan de tráileres para atraer a su audiencia (es el caso de esas pequeñas películas que dependen mucho del boca oreja para lograr su éxito comercial), pero en general sí que dependen y mucho. Un trailer es normalmente la primera toma de contacto de la gran mayoría del público con un nuevo film, así que gran parte del potencial de una película depende de este pequeño avance. Un buen trailer no te garantiza un taquillazo, pero ayuda. ¿Cuál es el problema entonces? Como he dicho un buen trailer ha de ser corto, fiel y atractivo, ¿qué pasa entonces si hemos hecho una pieza promocional fantástica, espectacular pero que nada tiene que ver con el producto final? Pues que la película decepciona a un gran sector del público que se encuentra con algo muy distinto de lo que le ofrecían inicialmente. No hace falta irse muy lejos para encontrar ejemplos de este tipo; las dos últimas películas de Shyamalan, El Bosque y La Joven del Agua (sobre todo ésta), tenían dos tráileres que en absoluto representaban a la película, haciendo un excesivo hincapié en el aspecto lúgubre-terrorífico de ambas, haciéndolas parecer unas películas de terror al uso. Zodiac es un nuevo miembro de este selecto club. El tráiler nos vende la película como el nuevo thriller trepidante del director de S7VEN y La habitación del pánico, películas con las que tiene muy poco que ver.

El nuevo trabajo de David Fincher, narra la investigación de los asesinatos del asesino del Zodíaco que tuvo en jaque a la policía de San Francisco a finales de los años 70. El film, que abarca un periodo temporal de nada menos que treinta años describe los pormenores de la investigación en dos partes diferenciadas. Siendo la primera una descripción bastante detallada de los asesinatos y todos los descubrimientos y pistas seguidas entorno a ellos y la segunda, la reactivación de la investigación por parte de un periodista varios años después del último de los asesinatos.

La película ha supuesto una decepción en taquilla en su estreno norteamericano, en claro contraste con la cálida recepción crítica, probablemente la mejor que haya tenido nunca el director norteamericano. Uno de los motivos de esta fría acogida por parte del público es, sin duda, su incapacidad de cumplir las expectativas de un público en busca de un thriller trepidante y escabroso, como su trailer hace prever. Zodiac es una película seca, seria, áspera, en absoluto efectista y con muy pocas concesiones a la galería. Es la historia de una decepción, de una investigación que aún hoy sigue abierta. Además es una película coral, sin un protagonista absoluto, ni un personaje con el identificarse, al menos, durante dos tercios de su duración (cercana a las tres horas). Un homenaje a un cine que ya no se hace, el de los setenta, más adulta más serio, menos efectista, siendo su fuente más cercana la película Todos los hombres del presidente.

Fincher narra con firmeza y un tempo vertiginoso, teniendo en cuenta la cantidad de información que va lanzando al espectador, todo el proceso de investigación por parte de un policía y dos periodistas. Nos muestra las disputas entre los diferentes cuerpos de policía, su funcionamiento en una época en la que el Fax empezaba tímidamente a aparecer, el modo de trabajar de las redacciones de los periódico de la época y sus discusiones sobre la conveniencia o no de publicar las cartas del asesino, nos muestra el auge y decadencia de todos los implicados en la investigación… Con un guión de hierro y una puesta en escena formidable, que nos regala planos impresionante como el cenital que muestra el asesinato del taxista, y una fotografía asombrosa, que nos remite directamente a la época en que transcurre la acción y que en mi opinión es la mejor realizada hasta la fecha con una cámara digital, Fincher recupera el crédito perdido tras su anterior film La Habitación del Pánico, probablemente con su película más atípica. No hay efectismos ni fuegos de artificio innecesarios, todo está muy comedido en una película extremadamente seria y con unos objetivos muy claros.

Por otro lado, los actores está adecuadísimos en sus roles, destacando claro, el trío protagonista Jake Gyllenhaal, Robert Downey Jr and Mark Ruffalo. No son personajes definidos en profundidad y sin embargo aparecen muy bien descritos, resultando reales y comprensibles. Además el arco narrativo ayuda mucho a los actores al mostrarnos las consecuencias (destructivas en algún caso) que tiene la investigación para todos.

En el apartado técnico la película resulta sobresaliente, haciendo gala del holgado presupuesto del que dispone. Muy cuidada en todos los aspectos, destacan puntos como la evolución de la fotografía a lo largo de los años en los que transcurre el film, adaptándose a cada época en concreto y al tipo de película usado en cada momento o el sonido, que mejora en calidad a medida que avanza el metraje, con voces en mono al principio que progresivamente se van convirtiendo en estéreo durante el desarrollo. La partitura David Shire es todo un automenaje del compositor, el músico de referencia del cine político-periodístico de los años setenta, y que llevaba años alejado del mundo de la composición para Hollywood.

Zodiac no es una película para todos los gustos, decepcionará a gran parte de la audiencia y sorprenderá a algunos. Es un film muy serio, contenido, de un ritmo alejado a la norma hoy en día, todo un homenaje a un cine que ya no se hace, siendo trepidante pero a su particular modo, alejado de escenas de acción y escenas repletas de tensión (si bien, tiene una muy bien resuelta pero resulta tramposa en una clara concesión al espectador) y centrado en mostrar los pormenores de la investigación del modo más riguroso posible. Por tanto no sé si recomendarlo abiertamente, pero sí me parece, lo mejor actualmente en cartelera, la mejor película de las que he visto este año junto a La Vida de los Otros y el mejor film de Fincher junto a El Club de la Lucha.

Comentarios

Germán ha dicho que…
Tú lo has dicho todo... Lo has clavado.
José Córdoba Escamilla ha dicho que…
Muchas Gracias! Y gracias por visitar el blog y molestarte en dejar un comentario!!