Clerks 2


Hace doce años, Kevin Smith realizó su primera película Clerks, un pequeño film que narraba la vida de dos empleados de un pequeño supermercado, rodada en blanco y negro y con unos personajes muy carismáticos que no paraban de hablar. Esa era su principal característica la verborrea de sus personajes y sus diálogos brillantes y "frikis". Hoy en día es una película de culto que me gustaría volver a ver para comprobar cómo ha envejecido. La carrera posterior de Smith no ha sabido escapar de la larga sombra de esta película que marcó las constantes en su filmografía: unos personajes de incontenible verborrea cercanos a la treintena y muy "frikis", entendido en su acepción de fan de cómicos, Star Wars, etc... Vamos, unos personajes que nos parecen bastante cercanos a muchos de nosotros y, quizás ahí, radique el éxito de sus películas.

Tras los decepcionante resultados de sus últimas películas y los tremendos varapalos críticos a Jersey Girl, su último trabajo, Smith vuelve a sus orígenes y nos presenta la continuación de su primera película, Clerks II, que inicialmente iba a titularse "The Passion of the Clerks". El resultado es una película entretenida, pequeña, nada pretenciosa, que se ve con una sonrisa constante y que se olvida al poco de haberla visto. Es un reencuentro de viejos amigos, allí están los dos dependientes de la original, Dante y Randal, también Jay y Bob el Silencioso tras su paso por prisión, y también aparecen rostros conocidos como Jason Lee o Ben Affleck. Han transcurrido doce años desde la original, pero estrictamente hablando no lo parece, los personajes no han madurado aunque Dante quiera sentar la cabeza y alejarse de New Jersey con su prometida. Siguen teniendo las mismas discusiones y los mismos comportamientos, como si nada hubiera pasado en doce años. Por eso el objetivo de Smith en esta película es mostrarno que, por fin, estos personajes van a madurar, van a abandonar por fin la adolescencia para entrar en un mundo adulto. Por cierto, en forma de matrimonio, hijos, empleo estable... Smith, a pesar de la aparente irreverencia de sus películas, es un ferviente católico y le dedica todas sus películas a Dios. La historia es muy típica y mil veces vista, Smith nunca ha sido un director visual y aquí vuelve a demostrarlo, sus películas basan toda su fuerza en los diálogos, en los personajes y en las situaciones estrambóticas. Y en este aspecto la película funciona con una discusión entorno al Señor de los Anillos muy divertida, las apariciones esporádicas de Jay y Bob o la escena con el burro. Además está narrada con un ritmo adecuado, de modo que su metraje pasa realmente rápido e incluye alguna sorpresa como un número musical que resulta también muy logrado. Todo ello sazonado por un conjunto de canciones bien elegidas, que se acoplan perfectamente a las imágenes.

En definitiva, Clerks II es una película apta para todos aquellos que siguen el trabajo de Kevin Smith y "frikis" en general. Es una película pequeña, nada ambiciosa, nada original, pero que se ve con agrado y resulta divertida y entretenida a la par que olvidable. Todo un retorno a los orígenes.

Comentarios

jac.nto ha dicho que…
Voy a verla antes de que la quiten, fiuuuu