Superman Returns


Vimos esta película hace ya dos semanas pero hasta hoy no había tenido tiempo de comentarla. Para mí, el Superman de Richard Donner es la mejor película de superhéroes que se ha rodado pues mezcla dos cosas para mí dos cosas imprescindibles: espectacularidad y entretenimiento. En los últimos años el género ha dado un giro hacia terrenos más oscuros, que han acabado haciendo de él un género más serio que divertido. Esto realmente no es malo, y películas como Batman Begins o Spiderman 2, me parecen altamente recomendables, pero no quita que eche de menos la diversión, el entretenimiento, el humor que destilaba Superman, acrecentado en sus, cada vez peores, secuelas.

Bryan Singer, director de esta nueva versión de Superman, ha declarado en multitud de entrevistas que su objetivo era continuar el trabajo realizado por Donner para la primera y segunda parte(que fue rerodada en un 70% por Richard Lester), no queriendo ser rupturista al estilo de Batman Begins. Además la música original compuesta por John Ottmann iba a incluir diversos temas de la banda sonora original compuesta por John Williams, entre ellos, cómo no, la marcha de Superman. Un movimiento contracorriente teniendo en cuenta que héroes recientes como Batman han cambiado de tema representativo hasta tres veces. Por todo esto tenía muchas ganas de ver la película, a pesar de mi máxima de nunca ver nada con unas expectativas en mente.

El resultado, a mi entender, es decepcionante. La intención de recuperar el espíritu de las originales se ha quedado en su superficie, en su estética, pero no en el sentido divertido, aventurero de las primeras. Así, desde un punto de vista estético, la película es una continuación muy fiel de los diseños que hizo John Barry para el film de Donner. Esta estética se traslada incluso a la elección del actor que interpreta a Superman, el desconocido Brandon Routh, de asombroso parecido con Cristopher Reeve y que sale, asombrosamente, bien parado en la comparación. Lamentable el tono divertido ha sido dejado a un lado. Nos encontramos frente a una película solemne, extremadamente seria, centrada, sobre todo, en la recreación de personajes y sus relaciones, en comprobar cómo se siente Superman tras volver a la Tierra y comprobar que su amada Lois Lane (una guapísima Kate Bosworth,que resulta menos agresiva que la Margot Kidder del original) tiene un hijo y está enamorada de otro hombre, en demostrar porqué el mundo necesita a Superman. La trama en general recuerda mucho a la original y está peligrosamente cercana al remake. El villano de la función corre a cargo de Kevin Spacey como Lex Luthor, y el actor cumple, pero se le nota, como a todo la película, limitado. Singer que no ha querido que ningún actor roce lo histriónico, ni siquiera Frank Langella como Perry White. Por lo tanto todas las reacciones son más pequeñas y el villano resulta menos divertido/amenazador, a años luz del Gene Hackman de la original. Además Luthor aparece rodedado de unos secuaces carentes de toda personalidad y que devienen en lo peor de la película, haciéndome añorar a Otis o a la señorita Tessmacher.

En la balanza positiva la dirección de Singer, elegante como siempre. Además las escenas de acción, apenas un par, también resultan muy bien rodadas e involucran, a pesar de ser todo CGI. La fotografía consigue recrear la original, tornándola un tanto más oscura y es realmente destacable. En cuanto a la banda sonora sólo decir que Ottmann no es Williams y, a pesar de no ser una mala música, sólo consigue hacerte vibrar cuando introduce destellos o desarrolla los temas originales de Williams, eso sí el tema nuevo de amor resulta realmente bello.

La película, además, parece realizada con el único propósito de sentar las bases para una continuación una vez ya tenemos a todos los personajes presentados y los conflictos apuntados, en cierto modo como la primera parte de Spiderman.

Un último detalle, la película, como ya ha ocurrido otras veces con Singer (ver X-Men), aparenta ser mucho más barata de lo que ha costado (cerca de 200 millones de dólares), lo cual la hacer menos espectacular de los esperado.

En resumen, Superman Returns constituye una película digna, que se toma demasiado en serio a sí misma, resultando solemne y por lo tanto, alejándose del espíritu de aventuras y entretenimiento puro y duro que guiaba el Superman original. Una pena.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Here are some links that I believe will be interested
Anónimo ha dicho que…
Very pretty site! Keep working. thnx!
»